El “uno” se fue rumbo a San Francisco